Dinero para B2C, promesas de bienes

De 15Mpedia
(Redirigido desde «Dinero para b2c promesas de bienes»)
Saltar a: navegación, buscar

OPEN MONEY PARA B2C, UNA PROMESA DE PRODUCTO Una moneda es un documento legal, que implica un contrato del Emisor con el Portador. El contrato dice que si el portador se presenta con la moneda en su sede, el emisor le hará entrega de la promesa. Si el dinero representa bienes reales, se entregan bienes, - productos o servicios -, reales. Hoy día, el 95% del dinero es electrónico. En el futuro lo será aún más. La legislación que es aplicable para el dinero electrónico es la abundante legislación que se aplica a los contratos electrónicos, la misma que permite, por ejemplo, hacer la declaración de hacienda online, o la legislación que se utiliza en compras online. Un documento creado en un editor de textos con un programa de combinación de correspondencia, para editar toda la serie, y firmado digitalmente, puede ser una emisión de dinero valida legalmente. Se podría, por ejemplo, enviar como un anexo a un email. El portador, si lo recibe en formato electrónico, lo puede imprimir. Partes del documento legal El Emisor Legal El emisor es la entidad que emite la promesa. El documento, sea en papel o sea en formato electrónico debe venir firmado, en el caso de dinero digital, firmado digitalmente. La promesa vale tanto como la reputación o la confianza que exista en que el emisor es capaz de cumplirla, es decir, de entregar el producto prometido. En los antiguos mercados medievales era el panadero o el cervecero el que emitía notas de pago porque todo los asistentes a la feria le conocían bien y su producto venia avalado por muchos días de feria. Más adelante, eran los banqueros los que generaban la confianza de que entregarían los dineros depositados, en oro o plata. Más adelante, los bancos centrales de cada país, tras conseguir la exclusividad de la emisión de moneda de curso legal, estaban tras la reputación de un país de ser capaces de cumplir, en última instancia, la promesa de entregar, al menos en parte, la cantidad equivalente en oro. Recordemos que los bancos centrales son consorcios de bancos privados. La garantía en oro en reserva era una garantía parcial, al estilo de la Banca de Reserva Fraccional, de las reservas de los bancos asociados. Esta reserva venía a comparar la garantía, la reputación, del papel moneda de cada país. Cuando el dólar se impuso de forma definitiva, se eliminó el engorroso patrón oro. La reputación de todas las monedas del mundo, de los bancos centrales del mundo, se establece de forma relativa al dólar. Las compañías aéreas, los grandes almacenes, emiten moneda tipo M3, bonos, que son válidos en la medida en que la gente los reconoce como grandes compañías internacionales, o consorcios de empresas, capaces de respaldar sus promesas. La moneda digital ripple propone un sistema monetario en el que cada individuo puede emitir crédito, es decir, emitir dinero. La reputación de cada uno depende del conocimiento de la otra persona y se expresa en cuanto estarías dispuesto a prestarle. Esta reputación se propaga por la red de contactos. La Promesa muchos días de feria. Más adelante, eran los banqueros los que generaban la confianza de que entregarían los dineros depositados, en oro o plata. Más adelante, los bancos centrales de cada país, tras conseguir la exclusividad de la emisión de moneda de curso legal, estaban tras la reputación de un país de ser capaces de cumplir, en última instancia, la promesa de entregar, al menos en parte, la cantidad equivalente en oro. Recordemos que los bancos centrales son consorcios de bancos privados. La garantía en oro en reserva era una garantía parcial, al estilo de la Banca de Reserva Fraccional, de las reservas de los bancos asociados. Esta reserva venía a comparar la garantía, la reputación, del papel moneda de cada país. Cuando el dólar se impuso de forma definitiva, se eliminó el engorroso patrón oro. La reputación de todas las monedas del mundo, de los bancos centrales del mundo, se establece de forma relativa al dólar. Las compañías aéreas, los grandes almacenes, emiten moneda tipo M3, bonos, que son válidos en la medida en que la gente los reconoce como grandes compañías internacionales, o consorcios de empresas, capaces de respaldar sus promesas. La moneda digital ripple propone un sistema monetario en el que cada individuo puede emitir crédito, es decir, emitir dinero. La reputación de cada uno depende del conocimiento de la otra persona y se expresa en cuanto estarías dispuesto a prestarle. Esta reputación se propaga por la red de contactos. En los bancos de tiempo, cada participante emite un crédito cuando reconoce el tiempo que le ha dedicado otro socio. Su apunte viene a decir que está dispuesto a corresponder con un tiempo igual al que ha recibido a la comunidad del banco de tiempo. La reputación le viene dada a cada socio porque pertenece al banco de tiempo y se supone que respeta las reglas. Es decir, que el auténtico emisor legal de las horas es el banco de tiempo, que es el que garantiza la promesa, haciendo que sus socios la cumplan. Las redes sociales modernas permiten muchísimas variantes de creación de reputación. La más conocida es la de facebook “I like”. Se pueden diseñar esquemas mucho más sofisticados que recojan la experiencia de millones. Con ello, flexibilizan mucho la capacidad de instituciones y organismos de emitir dinero. La importancia saber quién es el emisor de la moneda 1. El monopolio sobre la emisión de la moneda es el arma de destrucción masiva que siempre han usado los poderosos a. Quien controla la cantidad de dinero total controla al mundo. Lo que haya que pagarles en forma de interés y deuda lo establecen después, una vez establecido ese control. b. Nunca más nadie debería tener el monopolio exclusivo de la cantidad de dinero que hay en circulación. El control de la masa monetaria es el arma de destrucción masiva en manos de los banksters más terrible. c. Todas las características del dinero se pueden intentar cambiar por métodos democráticos, el interés, la reserva fraccional, la deuda del estado, etc., pero cada vez que esto se ha intentado o ha tenido visos de triunfar, desde la crisis de 1873, los banksters han puesto a parlamentos y gobiernos de rodillas provocando escasez o sobreabundancia de dinero. El primer objetivo es pues arrebatarles ese monopolio. d. Proponer que en vez de los banksters sea el Estado el que tiene el monopolio, puede incluso empeorar la situación. Los políticos devendrán en banksters. Esa es la trampa que encierran las propuestas de dinero soberano si ese dinero es el único de curso legal. 2. Un sistema multi-monetario funciona mejor a. Cuando analicemos el sistema de dinero soberano veremos cómo ajustar la masa monetaria y alimentar los Presupuestos Generales del Estado son objetivos distintos. Ligarlos provoca rigidez. Con varias monedas esa rigidez se diluye porque cada circuito regula su masa monetaria. El Estado solo se encarga del circuito del dinero de tasas. b. Un sistema multi-monetario es manejable. No tiene porque ser más complicado que manejar cuatro o cinco tarjetas de crédito, en el que cada una vigilamos el saldo. Millones de personas viajan por el mundo y se apañan con varias divisas a la vez.

Por todo ello se debe analizar con todo detalle quien es el que se supone que tiene derecho a emitir dinero. Especificación del Emisor En un sistema multi-monetario, la moneda emitida tiene que sostenerse como documento legal por sí mismo. Es decir, que debe representar un contrato legítimo emitido por el emisor al portador de forma que un juez lo reconozca su plena validez legal. Es un concepto que no resulta familiar, acostumbrados como estamos a las monedas de curso legal. Es algo que no pensamos si nos pagan con euros o dólares. Pero imaginemos que nos pagan con esta moneda: La primera pregunta es si tiene validez legal en alguna parte. Como cualquier contrato, las nuevas monedas basadas en una promesa de producto deben tener perfectamente identificado al emisor, "el abajo firmante". 1. El EMISOR a. Acrónimo b. Nombre legal completo c. Un domicilio reconocido legalmente d. Su Número de Identificación Fiscal y/o en el caso de economía solidaria su número como socio de alguna de las asociaciones de economía solidaria, como por ejemplo en http://www.economiasolidaria.org/ . e. Su email f. La URL de su web g. El logotipo con la que se va a reconocer cuando se expongan productos que se pueden pagar con esa moneda 2. La AUTORIDAD MONETARIA a. La autoridad monetaria que ha autorizado la emisión y supervisa que todo es conforme a la ley. b. En el futuro, en una economía relocalizada, en la mayoría de las monedas la autoridad monetaria será el Ministerio o la Consejería de Hacienda de la autoridad local o regional. Para las monedas de más amplia cobertura, la autoridad del país, el continente o mundial. c. Mientras tanto, en el entorno de la economía solidaria alternativa, la asociación que acoge sus actividades. La Promesa Ya hemos dicho que en un sistema multi-monetario, la moneda emitida tiene que sostenerse como documento legal por sí mismo. Es decir, que debe representar un contrato legítimo emitido por el emisor al portador de forma que un juez lo reconozca su plena validez legal. En un sistema monetario que representa bienes reales, es decir productos, los productos o mercancías o servicios que se prometen en la moneda deben quedar inequívocamente especificados. Especificación del producto Imaginemos que somos una cooperativa lechera y vamos a emitir una moneda para comprar nuestro producto, que es leche. Emitimos una moneda que se llama "Milko". ¿Qué productos se pueden comprar con el "Milko"? Hasta en un producto tan simple, tenemos muchísimas variedades de producto. Tenemos, según el porcentaje de grasa: Entera, Semidesnatada, Desnatada; según el tratamiento térmico al que ha sido sometida: Certificada fresca o cruda e higienizada, Leche esterilizada, Leche pasteurizada, Leche uperizada; según el porcentaje de agua: Leche evaporada o concentrada, Leche condensada, Leche en polvo; si la leche ha sido sometida a un proceso de modificación o enriquecimiento: Leche maternizada, Leche fermentada o acidificada, Leche aromatizada, Leche enriquecida. Imaginemos que es una moneda emitida por fabricantes de artículos de ferretería, el "Ferro". Solo en tipos de tornillos y tuercas existen centenares de modelos. Listado de mercancías La primera opción consiste en especificar de manera genérica los tipos de productos que cubre la moneda, a la manera de cómo hacen las web. Se puede hacer un listado de productos o mercancías especificados por los títulos, o mejor los códigos, de un catálogo, como se hace en las tiendas online, o una pequeña descripción siempre que sea clara desde el punto de vista legal. Para evitar confusiones, el listado se puede ampliar con un listado de productos excluidos o productos que tengan algún tipo de consideración especial, como por ejemplo aquellos productos en los que la moneda solo vale para pagar una fracción u obtener un descuento. Si la moneda se emite o publica como un documento en formato digital, esta información consistiría en una serie de listas de mercancías con un calificador sobre su inclusión en la oferta. Si el documento está en formato digital cada mercancía del listado podría tener un link a la web donde se explican en detalle los productos. De esta forma, al abrir la moneda en nuestro monedero del móvil o del Tablet, con un click sobre el listado podemos saltar a la web del emisor de la moneda a ver exactamente cuáles son los productos cubiertos. Listado de colectores de la moneda El EMISOR LEGAL normalmente representara una asociación de productores, o una asociación de distribuidores, o una combinación de ambos, los cuales ACEPTAN la moneda como medio de pago. Se les puede llamar COLECTORES de la moneda, porque una vez aceptada como pago a los productos descritos en la moneda, deben pasarla al emisor legal para su destrucción. Esa moneda ya no se puede volver a inyectar al circuito de las transacciones porque ya se ha cumplido con la promesa. Definir los colectores que distribuyen los productos de la promesa es parte del contrato legal. El catálogo de la lista de mercancías tiene validez en ese contexto. Otro distribuidor puede usar denominaciones de los bienes o servicios similares pero tener otros proveedores, otros precios y otras definiciones de los productos. Pensemos por ejemplo en zapatos, definidos por tallas. Las tallas se definen de manera distinta en la UE, en UK, en EEUU y Canadá, y en otros muchos países. Una moneda llamada "Zapat.es" valdría para comprar en tiendas, o sea en colectores, que ofrecen zapatos "made in Spain", pero no en otras. La Denominación La denominación dice la cantidad de PROMESA que vamos a recibir a cambio de la moneda. La cantidad de promesa se expresa por un triplete: 1. La denominación, el título, de la divisa, tal como está registrada en la autoridad monetaria. Por ejemplo el "MILKO". 2. La abreviatura de la denominación. Por ejemplo "MLK". En el mundo actual las abreviaturas de todas las monedas fiduciarias están regladas como el código ISO 4217. En el futuro, con la proliferación de monedas locales, regionales o gremiales, esto será imposible. Es posible que se recurra a una combinación del código territorial (en Europa el código NUTS) con una abreviatura reconocida a nivel local. Por ejemplo "ES12MLK" para la moneda de los lecheros del Principado de Asturias. Cada autoridad monetaria local mantendrá en una URL conocida estos códigos. 3. La cantidad en esa denominación, un valor numérico. Existen varias posibilidades para lo que expresa esta cantidad: Unidades de cantidad de producto En situaciones extremas de racionamiento o en situaciones de emergencia, se ha expresado la denominación como cantidad de producto. Sin embargo, para una economía floreciente, con miles de productos, esta solución no es viable. Habría que hacer una moneda por cada producto. Unidades de participación en la producción total En los juegos, estamos acostumbrados al concepto de participación. Esta es una moneda para un producto cuyo resultado de fabricación es incierto. Se fabrica dándole vueltas a un bombo de lotería y teniendo la suerte de que salga la bola. El billete dice que te corresponde una décima parte del premio que resulte del sorteo a ese número. Todas las producciones tienen un cierto grado de incertidumbre. Compramos un billete de avión y hay un porcentaje, pequeño, pero real, de que el avión no vuele. Una vez que has comprado el billete, la tarjeta de embarque, que es tu moneda, es una participación en el vuelo. Los sistemas de calidad tienden a minimizar al máximo las incidencias, los fallos, los cortes de suministro, de forma que el grado de incertidumbre es en general pequeño. Incluso en la agricultura, que es paradigmática por sus posibilidades de buenas y malas cosechas la incertidumbre se reduce. En un entorno muy controlado de agricultura urbana la incertidumbre se reduce aún más. Existe una dificultad intrínseca a la hora de la distribución al por menor. ¿Cuántas participaciones tengo que comprar de una cosecha de 10.000 toneladas de tomate si tengo que hacer una ensalada? La participación es una fórmula que parece que se amolda mejor a transacciones de grandes volúmenes, y en ese caso hay otros instrumentos legales que difícilmente se llaman "moneda". La compra de un porcentaje de una producción linda con la de hacer una inversión en la compañía. Se puede mencionar que, aplicado a grandes volúmenes, puede abrir un flanco a especulaciones financieras en los merados de futuros. Unidades indicadas por el precio La CANTIDAD de PROMESA que compromete la DENOMINACION es la cantidad que este marcada con ese precio, expresado en la propia moneda. Naturalmente, esta fórmula exige un compromiso radical con la estabilidad de los precios por parte del emisor de la moneda. Al menos debe haber estabilidad de precios entre el momento en que se emitió la serie, y el público la aceptó como medio de pago de otras cosas, y a la hora de ir a adquirir los productos. No es aceptable que a la hora de ir a adquirir los productos resulta que los precios hayan cambiado. Sería un timo que me pagaran con "lechugos" mi trabajo cuando la lechuga está a dos "lechugos" y a la hora de ir a comprar la lechuga está a cuatro "lechugos". Esta estabilidad se puede garantizar de dos maneras: 1. Por el estricto control y monitorización de la autoridad monetaria que autoriza la emisión de la moneda. Esto supondría un esfuerzo burocrático enorme y haría el sistema muy rígido. Probablemente sea suficiente la publicación de una serie de normativas de tipo general, que regulen las garantías y las compensaciones a los clientes, y unos canales legales de reclamación para los casos de tipo más flagrantes. Algo así como los derechos del viajero aprobados para la UE. 2. Por la reputación del emisor. Millones de compradores ya estamos muy acostumbrados a juzgar intuitivamente las políticas de precios de los Carrefour, Mercadonas y Alcampo. Los departamentos de marketing saben el alto precio en pérdida de clientes que puede suponer una pérdida de la reputación. Al discutir el EMISOR, ya hemos visto como las redes sociales pueden proveer de armas muy poderosas para manejar socialmente, en democracia directa, la reputación. La estabilidad de precios no es una cosa precisa al 100%. Es algo estadístico que deben corroborar los analistas que manejan los índices, pero sobre todo es algo que debe percibir el cliente. Todo el mundo percibe como perfectamente compatibles con un compromiso con una estabilidad de precios las rebajas de determinados productos, las rebajas estacionales, precios promocionales o, al contrario, subidas de algunos artículos de moda, de capricho o de prestigio. En general, una producción bien planificada debe conducir a una producción de bienes y servicios en cantidades previsibles a la hora de emitir la moneda. Sin embargo, en una economía basada en energías renovables, la abundancia o escasez de energía, junto con el agua, en un determinado periodo será posiblemente el mayor determinante de variaciones imprevistas en los resultados de la producción. Esto puede afectar no solo a la agricultura, sino por ejemplo a la disponibilidad de transporte público en la abundancia acostumbrada o al coste de uso de maquinaria de gran potencia. Una nueva cultura social deberá crear una nueva conciencia social de lo que en ese contexto significa estabilidad de precios, en el sentido de estabilidad de la cantidad de promesa esperada por una unidad monetaria. Cuando la harina la hacía el molinero con el molino movido por el agua del rio todo el mundo sabía juzgar cuando el molinero les estaba timando y cuando no. Los medios de comunicación modernos deberían ayudarnos a forjarnos una opinión cuando toda la sociedad dependa de las energías renovables. Es por eso que la estabilidad de precios se autorregula mucho mejor por reputación que por un control legal. Si la gente entiende que el precio de la lechuga ha subido de dos "lechugos" a cuatro "lechugos" de manera justificada no hay problema. Otra cosa son las sobreabundancias ocasionales o, al contrario, el fracaso en producir lo prometido. Por ejemplo, una empresa introduce un nuevo invento y produce mucho más de lo previsto cuando emitió la moneda. O al contrario, han contratado al inútil del sobrino del dueño como jefe de producción y las cifras no paran de caer. El sistema debe poder premiar la innovación del primer caso y castigar la falta de eficiencia del segundo. Al primero, la empresa eficiente, se le autoriza a emitir una segunda emisión de moneda para vender el producto de más que va a producir. Esta emisión es beneficio neto, y la empresa o cooperativa puede decidir si repartirlo entre los accionistas, invertirlo en una moneda de ahorro, invertirlo en acciones de otra empresa o invertirlo en nuevas mejoras. En el caso de la empresa ineficiente, la empresa tendrá que compensar a los clientes con las medidas que prevea la ley echando mano de sus seguros, reservas y en caso extremo del bolsillo de los accionistas. Descuentos Los bonos descuento son otra forma de moneda. Se expresan en porcentaje de descuento del precio expresado en otra denominación. Participación en la masa monetaria Si bien la denominación no expresa una participación en el total de la producción, si expresa una participación en el total de la masa monetaria emitida. Ya hemos dicho que el manejo de la masa monetaria total es el mayor instrumento de poder económico. Por transparencia de cara al escrutinio público, cada moneda, en cualquier soporte, sea papel o digital, debería llevar:

  • La fecha de la emisión
  • El número de registro de la emisión ante la autoridad monetaria
  • La cantidad total emitida
  • El número de serie de la participación en la masa monetaria

Las Condiciones La moneda que representa un bien es en realidad un Contrato conforme a la figura de Derecho Mercantil VALE, BONO O CUPÓN DE PRODUCTO por Mercancías o Servicios. Su único requerimiento legal es su Escritura ante Notaría Pública. Como todo documento contractual de Derecho Mercantil, la letra, llamada "pequeña", suele tener una serie de condiciones y una serie de definiciones que ayudan a evitar ambigüedades de interpretación. Las Definiciones En una moneda digital que expresa un contrato, las definiciones ayudarían a entender los otros términos, pero más específicamente deberían dar una explicación, entendible para los humanos, del significado preciso de los campos de datos, de las clases del modelo de datos, que se usan en la representación de la moneda. Un ejemplo de una moneda podría ser:

  • GOBIERNO REGIONAL es la asociación de los CIUDADANOS en la REGION
  • El EMISOR legal es la institución autorizada por EL GOBIERNO REGIONAL a emitir dinero en las denominaciones indicadas en la DIVISA
  • El EMISOR legal representa a los que ACEPTAN esta moneda en la ISLA SOLIDARIA
  • ACEPTAN esta moneda y son COLECTORES de la DIVISA las compañías afiliadas o distribuidoras del EMISOR legal
  • PORTADOR de este bono es cualquier ciudadano, identificado por el ID de REGISTRO en el GOBIERNO REGIONAL, en posesión de la DIVISA en papel o en formato electrónico

Las definiciones de arriba valen para una moneda emitida tras la Gran Transición, y donde hay un Gobierno Regional que regula la política monetaria. Pero el mismo principio se puede seguir para monedas de la economía solidaria antes de la Gran Transición: Las Condiciones Locales Las condiciones locales son las que establecen el circuito de circulación de la moneda, que es el circuito de distribución del bien que prometido por la moneda. Este circuito, tanto para la economía solidaria actual, como para tras la gran Transición, es en su gran mayoría localizado geográficamente y en muchos casos circunscrito a los socios de una asociación, cooperativa o empresa social. Establece el valor de la moneda con respecto al total de la masa monetaria emitida y el total de productos a distribuir. Un ejemplo puede ser:

  • El EMISOR LEGAL realiza una EMISION de MONEDA por el valor total de las MERCANCIAS disponibles en los DISTRUIDORES para su comercio con la MONEDA por el PERIODO DE VALIDEZ
  • El EMISOR LEGAL se compromete a que los DISTRUIDORES entregaran al PORTADOR de la MONEDA las MERCANCIAS incluidas en el CONTRATO por el valor indicado en la MONEDA durante el PERIODO DE VALIDEZ de la EMISION
  • Los DISTRUIDORES indicaran los precios de las MERCANCIAS incluidas en este CONTRATO en cantidades de la MONEDA
  • Los DISTRUIDORES mantendrán los precios de las MERCANCIAS fijos durante el PERIODO DE VALIDEZ
  • Los DISTRUIDORES pueden, opcionalmente, respetar o no este CONTRATO con otros portadores de la MONEDA pero no identificados como afiliados a la ISLA

Como decimos, esto no es más que ejemplos. Cada producto y cada moneda requerirán una redacción particular. Lo importante es que el documento digital sea lo suficientemente claro como para permitir a un juez resolver en caso de disputa legal. Las Condiciones Temporales Todas las monedas tienen una condición temporal por defecto, que es un periodo de validez igual al tiempo que van a estar a la venta los productos que promete.

Silvio Gesell http://es.wikipedia.org/wiki/Silvio_Gesell El orden económico natural http://www.silvio-gesell.de/html/el_orden_economico_natural.html Silvio Gesell es el clásico siempre referenciado por su apoyo a una moneda que se depreciaría con el tiempo, en intervalos programados, en la que los usuarios irían descontando porciones a la que se suele llamar dinero de interés negativo o moneda oxidable. La forma mejor conocida de esta divisa fueron los "sellos moneda", los cuales requerían un sello que se estampaba en la parte de atrás del billete cada mes, para revalidarlo. Gesell creía que el dinero está bien como medio de cambio, pero que tiende a ser usado como un instrumento de poder, capaz de dominar y distorsionar el mercado. Por ejemplo, el dinero puede ser atesorado - sacado temporalmente del mercado con propósitos especulativos - sin que el que lo posea sea expuesto a pérdidas. Los bienes materiales reales, por otro lado, no pueden ser atesorados sin costes significativos - bien por el deterioro natural o por el coste de almacenaje. Con el propósito de estimular la circulación natural de la riqueza en vez del atesoramiento especulativo, Gesell propuso los "billetes oxidables" (una metáfora para el dinero con interés negativa), para traer una "reforma orgánica" del sistema monetario. Con el dinero comportándose como la riqueza material "real", las distorsiones en el sistema causadas por el atesoramiento y otras formas de usura serían suprimidas. Esto, argumentaba, resultaría en gente recibiendo las ganancias completas de su propio trabajo, y permitiría a grandes sectores de la población a librarse de la esclavitud del salario y trabajar de una forma autónoma en negocios privados y cooperativos. Un experimento exitoso con las teorías de Gesell tuvo lugar en la ciudad austriaca de Wörgl en 1932, durante la depresión. Wörgl efectivamente se quedó sin dinero, por lo que el alcalde imprimió el suyo propio. La divisa resultante, el sello moneda de Wörgl, fue diseñado para generar automáticamente interés negativo. Cada mes sus tenedores tenían que pagar una tasa del 1% del valor del sello moneda, por lo que la gente gastó el dinero lo más rápido posible. Esto resultó en un enorme incremento en la "riqueza real" - nuevas casas, un nuevo sistema de agua, calles pavimentadas, un nuevo puente, un salto de esquí, etc. Pero cuando cientos de otras ciudades austriacas elaboraron planes para copiar el esquema de Wörgl, en el banco central cundió el pánico, por la amenaza a su monopolio, y pronto se volvió ilegal el emitir una divisa alternativa en Austria. Sin embargo, hay que limitar la validez de esta experiencia. Se trata de un dinero emitido por el estado (el ayuntamiento de Wörgl) en su derecho soberano de no endeudarse con los bancos para tener dinero para el presupuesto del estado (del ayuntamiento). Tiene como lección positiva que se usa el dinero del gobierno, dinero público, para estimular toda la economía, y que ese dinero se emite con plena soberanía, y que es un dinero que luego se recogerá a través de los impuestos. La oxidación tiene una doble función, en primer lugar desposeer al dinero de su función de acumulación de valor y potenciar su función como medio de pago, y en segundo lugar acelerar la recogida de tasas, porque el pago de la oxidación actúa como una recogida de IVA. Es difícil ver como este principio se aplica a las monedas que no representan los servicios del estado, sino que representan bienes. No puede ser que los productores de LECHUGAS emitan su moneda, los "LECHUGOS", para financiarse los costes de producción, pero cuando llegue la cosecha, los "LECHUGOS" no valgan nada. Por tanto, parece que el esquema de Silvio Gesell puede ser una buena idea para la moneda soberana del bien común, para la moneda de curso legal usada para pagar los impuestos y usada para financiar los Presupuestos Públicos, pero no para otras monedas. Paul Grignon, en Digital Coin Technology, nos propone unas condiciones temporales más adaptadas a las necesidades de las monedas promesa de producto. En su esquema, la moneda promesa de producto se ofrece a su valor nominal al principio del ciclo productivo, cuando los gastos son mayores, pero cuando el producto todavía está lejano en el tiempo. Al llegar el momento de la cosecha o la entrega de la producción, la moneda se revaloriza. De esta forma se premia a los que más confianza tienen en el producto y los que de alguna forma están dispuestos a invertir en el. En un sistema abierto de divisas libres son las partes las que se dotan de los instrumentos de intercambio que más les convenga. Serán los directores de marketing los que decidan qué condiciones temporales a su moneda producto la hacen más estimulante, y los clientes la consideran más atractiva. Por tanto, no hay en principio nada que decir sobre un esquema u otro. El mercado decidirá. No hay tampoco ningún problema en implementar condiciones temporales a la moneda en su versión digital. Cada moneda en cada monedero puede consultar un WebService para saber qué valor debe marcar hoy, igual que lo hace para ajustar la hora o saber la previsión del tiempo. Sin embargo, estas variaciones temporales implican una complicación jurídica, probablemente una incertidumbre jurídica a la hora de expresar e interpretar el contrato que vincula la masa monetaria emitida con el producto o servicio a entregar. Parece que hay soluciones más simples. Primero, la evolución temporal del valor de una divisa lo puede marcar el mercado cambiario, sin que tenga que ser un algoritmo embebido en la moneda. Es claro que la moneda “AEROMILLAS” estará más baja en el mercado cambiario en mitad del invierno que cuando se acerca agosto. Además, parece que ya existen mecanismos a los que la gente está habituada dentro de lo que se entiende como estabilidad de precios, que pueden tener similares efectos: ofertas, promociones, temporadas de rebajas, bonos descuento, bonos a la fidelidad, etc. Jugar a la vez con el valor del dinero y los precios parece que añade un grado de incertidumbre quizás innecesario. El portador En las monedas en papel, el portador de la moneda a que hace referencia el párrafo legal de “se pagará al portador”, es la persona que tenga la moneda en su mano. En las monedas digitales, el PORTADOR de la moneda digital es quien la tenga en su monedero digital. El monedero digital (wallet) está íntimamente ligado al servidor de transferencias que se use dentro de las modalidades posibles de Red P2P de Open Money. El registro del portador está vinculado al sistema de seguridad criptográfica que se use para garantizar y certificar las transacciones y evitar las falsificaciones y la clonación digital de las monedas. Finalmente, el portador se puede identificar por su identidad en la red (OpenID, OpenAuth) o de forma indirecta a través de la identidad de su monedero, es decir un monedero identificado en la red pero con dueño anónimo. Base Legal La creación de este tipo de sistemas de transacción este amparado por la ley. La Directiva 2009/110/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de septiembre de 2009 sobre el acceso a la actividad de las entidades de dinero electrónico y su ejercicio, la Directiva conocida como E-Money, convierte estos sistemas en perfectamente legales. http://ec.europa.eu/internal_market/payments/emoney/text/index_en.htm Legalmente, el contrato que representa una moneda que promete bienes o servicios, es una figura ampliamente documentada y usada en el terreno del derecho mercantil y se llama VALE, BONO O CUPÓN DE PRODUCTO por Mercancías o Servicios. Para emitirla basta un simple acto notarial. Por tanto, este tipo de monedas queda en principio exento de la legislación que regula el dinero de curso legal. Así parece que lo certifican las primeras sentencias que están apareciendo sobre esta materia. Algunas referencias:


Contenido

[editar] Referencias

[editar] Artículos Relacionados

[editar] Otros links

[editar] Bibliografia

  • Banking 2020: A Vision for the Future, Steve Tolley, Steve Baker, Sharon Bowles, Vicky Ford, Mark Garnier, Tony Greenham, Damian Horton, David Jackman, Syed Kamall, Baroness Kramer, Andrea Leadsom, Chris Leslie, Andy Love, John Mann, John Thurso , New Economics Foundation, 2013
  • Caída libre, Joseph Stiglitz , Santillana Ediciones, 2011
  • Capitalism Unmasked, Gerald Friedman, Douglas K. Smith, Lynn Parramore, Gar Alperovitz, Paul Davidson, Edward Harrison, Econ4 , LYNN PARRAMORE, 2013
  • Economía Solidaria, Carlos Askunze Elizaga , REAS Euskadi (Red de Economía Alternativa y Solidaria), 2011
  • No Logo, Naomi Klein , Paidos, 2007
  • The Great Transition, Stephen Spratt, Andrew Simms, Eva Neitzert, Josh Ryan-Collins , New Economics Foundation, 2009
  • Volunteering infrastructure in Europe, Adrian Murtagh, Alžbeta Brozmanova Gregorova, Alžbeta Mrackova, Amandine Tiberghien, Ana Mullanji, Andras F. Toth, Anitta Raitanen, Anne Marie Donovan, Antonita Fonari, Bojana Culum, Bryan Collis, Christine Irvine, Claudia Taylor-East, Cristina Rigman, Dace Maulina, Diego Beamonte, Else-Marije Boss, Elza Maria Pires Chambel, Eva Hambach, Fiona Liddell, Geraldine Prizeman, Gordana Focic, Hanka Kuškova, Igor Milosevic, Ilze Grintale, Irena Topalli, Jatta Vikstrom, Jean Bastide, Jiri Tošner, John Lee, Jugoslav Jevdjic, Kamila Czerwinska, Ksenija Fonovic, Martin Lesky, Martin Oberbauer, Mette Hjare, Michal Brož, Milijana Niskanovic, Mirko Schwarzel, Nick Ockenden, Olivia Patsalidou, Panagiotis Zannis, Pavol Fric, Petre Mrkev, Gar Alperovitz, Philippa Arrigo, Gar Alperovitz, Primož Jamšek, Renzo Razzano, Rogerio Roque Amaro, Sabrina Iacobucci, Saskia Daru, Sergiu Ostaf, Stefania Macchioni, Susana Szabo, Tereza Pospišilova, Thomas Robke, Vicente Ballesteros Alarcon, Viola Krebs, Wojciech Rustecki, Yvonne McKenna, Zlatko Talevski, CEV - Centre Européen du Volontariat, 2013
v · d · e         Economía
Asambleas

Asamblea de Barrios y Pueblos de Economía (Comunidad de Madrid) · Economía Sol · Escrache fiscal

Plataformas de Economía

Colectivo Burbuja · Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo · Decrece Madrid · EconoNuestra · Economistas Frente a la Crisis · Economía Ciudadana · El cobrador del IBI · Errekaleor bizirik! · Escrache fiscal · IRPH Stop Gipuzkoa · International Citizen Debt Audit Network (ICAN) · LUCHA (Lucha por el Cambio, en sus siglas en francés) · La cosa pública · Lista de conceptos de vivienda · Lista de plataformas de economía · Mapa de recortes presupuestarios en España · Movilizaciones contra la Unión Europea del capital de marzo 2013 · No al TTIP · Observatorio Crítico de la Energía · Occupy the Economy · OpEuribor · People Against Free Trade Agreements · Plan B · Plan de Rescate Ciudadano · Plataforma Afectados Obligaciones Subordinadas Banco Valencia · Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda · Plataforma Marcha Indignada Cádiz · Plataforma para la defensa de las Juntas Vecinales de Omaña · Plataforma por la Justicia Social · Plataforma por la nacionalización de las Cajas de Ahorros · Plataforma por una Fiscalidad Justa, Ambiental y Solidaria · Por la Defensa de El Gordo · Presupuestos Participativos Madrid · REAS · REAS Aragón · Red Solidaria de Economía de Barrio de Lavapiés · Shattering Iberia · Sueldos Públicos · Toma tu banco · Toque a Bankia

Conceptos
Cargando...
Consumo

Precio de la luz · Precio de la gasolina · Precio del agua · Precio de la banda ancha · Matrícula universitaria · Precio del gas · Precio del transporte público ·

Obras

Documentales · Libros · Música · Películas · Periódicos · Poesía · Programas de radio · Programas de televisión · Revistas · Sitios web (wikis)

Otros

IBEX 35 · Libor · Lista Falciani · Lista de agencias de calificación · Lista de bancos · Lista de cajas de ahorros · Lista de empresas · Lista de grandes fortunas · Lista de privatizaciones · Lista de recortes