LOREG y Ley de partidos

De 15Mpedia
Saltar a: navegación, buscar

LOREG y Ley de partidos es el nombre dado a una actividad.

Contenido

[editar] Régimen Electoral General. Factores de desigualdad del valor del sufragio

El Régimen Electoral General viene regulado en la Ley Orgánica 5/1985 (modificada por Ley Orgánica 2/2011), y sirve para elegir a los 350 Diputados y a 208 de los 266 Senadores que integran las Cortes Generales.

En la aprobación de las leyes, de los presupuestos y del control del Gobierno tiene la última palabra el Congreso de los Diputados, además de ser el órgano decisivo para la reforma de la Constitución y de todas las instituciones, por ser sus miembros los depositarios de la soberanía nacional. Pero, ¿nos representa adecuadamente el Congreso?

En sistemas multipartidistas, se considera que sólo la verdadera proporcionalidad garantiza la representatividad. Si nuestro sistema electoral fuese totalmente proporcional, cada partido obtendría un porcentaje de escaños igual al porcentaje de voto que hubiese obtenido en toda España.

Sin embargo, todos los resultados electorales desde que se celebraron las primeras elecciones democráticas en 1977 y su traslación a escaños muestran una desviación de la proporcionalidad y por lo tanto del valor del sufragio según la circunscripción en que se emita y el partido al que se elija.


¿Por qué ocurre esto? (Factores de desigualdad)

1. Esto sucede porque los votos no se contabilizan a nivel estatal, sino por circunscripciones provinciales. Aquí, la Constitución Española de 1978 incurre en una primera desigualdad (artículo 68.2), ya que la población se concentra en unas pocas circunscripciones, debido al gran éxodo rural de los años 60 y 70. De esta forma, el peso de las concentraciones urbanas, donde suele darse mayor diversidad social e ideológica, se minimiza frente al de las zonas rurales. (En 1978 no existía otra división territorial más que la provincial. El mapa de las Comunidades Autónomas que hoy conocemos no se completó hasta 1983).

2. Además, la Constitución prevé que toda provincia cuente con una representación mínima inicial, con independencia de su población. Si únicamente se repartiera 1 diputado inicial por provincia, más el que corresponde a las ciudades de Ceuta y Melilla, se distribuirían 52. No obstante, la Ley (en su artículo 162.2) agrava la desproporción al dar 2 por provincia, sin atender a los desequilibrios demográficos, es decir 102 diputados de los 350 representan un ente formal y abstracto, la provincia, en lugar de representar a la población.

3. Quedan por tanto sólo 248 escaños a distribuir en función de la población, y que se realiza mediante una fórmula (artículo 162.3 de la Ley Electoral):

Total población de derecho España/248 = CR (cuota de reparto)

Población de cada circunscripción/CR = número de diputados por provincia (sin contar los 2 iniciales)

El resto se confieren a las provincias cuyo cociente tenga una fracción mayor. El Decreto de convocatoria de cada proceso electoral general especifica el número de diputados a elegir en cada circunscripción, sean cuales sean los posteriores niveles de participación y de abstención (artículo 162.4 de la Ley Electoral).

4. Contabilizados los resultados electorales por circunscripción, entra en juego la llamada Ley d’Hondt para repartir los escaños en cada provincia, es decir que los criterios proporcionales del artículo 68.3 de la Constitución no son porcentuales, sino los resultantes de otra fórmula, descrita en el artículo 163.1 de la Ley Electoral).

Los resultados de cada partido se ordenan de mayor a menor en número de votos, y se dividen por 1, 2, 3, hasta n (el número de escaños que correspondan a la circunscripción). Se asignarán los n escaños a los n mayores cocientes.

5. Como último factor de desigualdad del valor del sufragio, el que impone la barrera electoral. Para entrar en el reparto de los escaños, las candidaturas deberán cosechar como mínimo el 3% de los votos válidamente emitidos en la circunscripción.

6. La reforma electoral de 2011 introdujo una nueva previsión discriminatoria para los partidos sin representación parlamentaria. Para concurrir como candidatura deben obtener en cada circunscripción el aval del 0,1% del censo electoral.

[editar] Objetivos

[editar] Estrategia

ES NECESARIO UN CAMBIO DE LA LEY ELECTORAL


El resultado de las últimas elecciones generales ha evidenciado que la actual ley electoral es injusta. Esta ley, cuyo origen se remonta a la 2 /1977 aprobada el 18 de Marzo de 1.977 por las Cortes Orgánicas franquistas, se basa en la consideración de las provincias como circunscripción electoral, y en la aplicación de un sistema de asignación de diputados , en función de los resultados electorales, con una proporcionalidad corregida llamada Ley D´Hont. Estos dos aspectos de la ley, unidos, son los que hacen que el voto de cada ciudadan@ no tenga el mismo valor. Así podemos ver que los partidos mayoritarios y los nacionalistas que se presentan en pocas provincias obtienen un diputado con entre 45.000 y 70.000 votos, mientras que los partidos minoritarios, que se presentan en todo el estado necesitan, 250.000 votos para conseguir cada diputado.

Después de las elecciones hemos podido asistir por parte de los medios de comunicación, al análisis interesado en el que se nos machaca con la “victoria arrolladora del PP“, “tsumani popular” etc. La realidad es que un partido que ha obtenido el 31,56% de los votos posibles y que ha aumentado en votos 660.720 sobre su resultado del 2.008, ha obtenido una representación del 53,14% aumentado en 33 escaños los que tenía en el Parlamento anterior y consiguiendo la mayoría absoluta. Con un aumento del 1.9% ha obtenido un 9,4% mas de representación. Casi siete de cada diez electores NO han votado al PP

Lo injusto de la ley electoral no es la ley D´Hont, sino el sistema de circunscripciones. En las circunscripciones grandes (más de 10 escaños) el sistema D´Hont asigna los representantes de forma proporcional, pero en las pequeñas que son 34 y representan el 46% de los diputados elegibles(161), el sistema perjudica claramente a los partidos minoritarios, en estas provincias, con pocos habitantes, solo salen elegidos diputados los de dos partidos más votados (PP-Psoe) siendo despreciados todos los votos del resto de los partidos. En las últimas elecciones fueron 2.744.078 los votos inútiles. En las últimas elecciones de los 161 diputados de las provincias donde SOLO pueden ser elegidos diputados de PP y Psoe el Partido Popular obtuvo 106 diputados con 5.030.694 votos, cada diputado le “costó” al PP, 47.459 votos. Se deja por tanto sin representación a una buena parte del electorado y se empuja al “voto útil” a otra gran parte, pues una persona que resida en alguna de estas 34 provincias sabe que votar a partidos diferentes al PP o al Psoe en no estar representado en el Parlamento. Así lo que se consigue es un bipartidismo PP-Psoe que facilita la estabilidad de un sistema que es permisivo con la corrupción, recorta derechos, hace pagar la crisis a quien no la ha provocado y está al dictado de lo que manden los poderes financieros y especulativos.

Para acabar con este déficit democrático es necesario una nueva ley electoral en la que cada voto tenga el mismo valor independientemente de donde resida cada ciudadan@. Existen diferentes posibilidades para mejorar la actual ley, consideración de las comunidades autónomas como circunscripción electoral, cómputo de los votos de los partidos que no han sacado diputado en las provincias como “bolsa de restos” y asignación posterior de forma proporcional etc. La manera más democrática a mi juicio de cambiar la ley sería considerar todo el país una sola circunscripción. Cada partido presentaría una sola lista en todo el Estado, esto ya se hace en las elecciones al Parlamento Europeo.

Esto exigiría un cambio constitucional, pero ya hemos visto este verano que ,cuando interesa al “Sistema”, se modifica la Constitución sin pedirnos opinión ,con lo cual no hay por que asustarse.

Según la actual legislación, para que se produzca este cambio haría falta que los dos grandes partidos lo acordaran, elaboraran un proyecto de ley y se convocara un referéndum. Esto es claramente imposible pues la nueva ley les perjudicaría ya que tendería a acabar con el bipartidismo PP-Psoe, véase el gráfico de como quedaría el Congreso de los Diputados si se constituyera una sola circunscripción en todo el estado.


Para conseguir que se produzca es necesario a mi juicio que, como movimiento, planteemos una alternativa a la actual ley electoral, consensuada y presentada a la opinión pública. Una alternativa elaborada, y clara. El siguiente paso sería realizar una campaña para plantear una Iniciativa Legislativa Popular, recogida en la Constitución y para las que sería necesarias 500.000 firmas. Para ello se debería contar con los partidos que estuvieran interesados IU, UPyDE, Equo, etc (3.161.978 Votos en las últimas elecciones). El problema de esta Iniciativa Legislativa Popular es que una vez conseguidas las firmas, es una comisión de Congreso de los Diputados, con mayoría de PP-Psoe, la que la admite a trámite, cosa muy improbable, de todos modos ya se habría conseguido crear un ambiente popular favorable al cambio y demostrado el déficit democrático del sistema.

Finalmente se podría plantear a los partidos minoritarios la presentación en las próximas elecciones de una Plataforma para el cambio electoral. Los partidos interesados se presentarían en una sola lista en todo el Estado consiguiendo que la necesidad del cambio electoral fuera un eje importante de la próxima campaña. Previsiblemente esta lista conseguiría un mayor número de diputados elegidos que la suma de los que tienen ahora por separado, ya que al ir unidos, el actual sistema les favorece. Objetivamente, serían los partidos que se presentan a nivel estatal los más interesados, pero también lo podrían estar algunos partidos nacionalistas, ya que con una circunscripción única conseguirían prácticamente los mismos diputados que con la actual, a los que habría que añadir los miles de votos que podrían conseguir de ciudadan@s que, por no residir en Cataluña, Euskadi, Galicia etc, no pueden, actualmente, votar opciones nacionalistas. Si esa Plataforma consiguiera ser la tercera fuerza en el Congreso e impidiera la mayoría absoluta de cualquiera de los partidos mayoritarios el cambio de la ley electoral actual sería inevitable. A no ser que los mayoritarios se unieran para impedirlo lo que les quitaría definitivamente la máscara. La nueva correlación de fuerzas creada en este proceso será un importante elemento para la consecución de una democracia real, donde se podrán, posteriormente, modificar la actual legislación sobre referendums populares vinculantes, introducir mecanismos más democráticos de representación de tipo Democracia 4.0 u otros, que permitirán que la ciudadanía decida realmente sobre su futuro.

Soy consciente de la dificultad de que partidos con muy diferente ideología, objetivos políticos y funcionamiento interno se pongan de acuerdo para unirse en una iniciativa como ésta, pero podría ser una forma de “remover” a estas organizaciones para que se tomen en serio el problema y no se limiten a quejarse de lo injusto de la actual ley durante unos pocos días después de cada elección. Esta alianza sería coyuntural y para conseguir este objetivo ,siendo cada partido libre de plantear sus diferentes propuestas en la campaña electoral

Este documento pretende ser una aproximación al tema y contribuir al debate que tendría que tener como resultado la elaboración de una alternativa a la actual ley electoral y la determinación de las estrategias para conseguirlo.

[editar] Texto de la propuesta

[editar] Exposición de Motivos

[editar] Articulado

[editar] Recursos

[editar] Genéricos

[editar] Modelos de reforma de la LOREG a tener en cuenta

[editar] Material de análisis del estado actual de la LOREG y de la democracia representativa

[editar] Véase también

[editar] Referencias

[editar] Noticias relacionadas

Artículo principal: Lista de noticias

[editar] Enlaces externos

v · d · e         Actividades
Por tema

Charlas-debate · Conciertos · Consultas ciudadanas · Encuentros · Fiestas · Jornadas · Mesas redondas · Reuniones · Ruedas de prensa · Talleres

Por fecha

2011 · 2012 · 2013 · 2014 · 2015 · 2016

Véase también: Lista de acciones